Conoce a tu matrona

Conoce a tu matrona

martes, 22 de septiembre de 2015

Atención primaria, la línea de partida

¡Hola a todos!

Tras mi paso por la consulta de matrona en el centro de salud, he pensado que debía de hacer una merecida entrada a esta maravillosa parte de nuestro trabajo. Atención primaria, el centro de salud... aquello que algunos erróneamente tienen como el "cuando trabaje allí voy a descansar", "iré cuando sea más mayor para no hacer nada", es y debería ser justo todo lo contrario. Aquí radica que la población llegue a tener un buen nivel de salud o no, sobre este nivel de atención recae una gran responsabilidad, más de lo que muchos podemos pensar (si no que se lo digan a nuestros compañeros residentes de familiar y comunitaria). Si llegamos a ser conscientes de todo ello, podremos darle la importancia que realmente merece este primer escalón sanitario. Sin él, y si nos referimos al campo de la matronería concrétamente, de nada serviría tener solo hospitales, de poco serviría tener un buen paritorio si la mujer no ha sido llevada previamente por su matrona referente en el centro de salud, poco o nada conocerá esa persona sobre si los cambios que se están produciendo son normales o no, no conocerá las alternativas que puede elegir a la hora de su parto, no sabrá el poder que deben tener sobre este, no sabrán llevar a cabo la lactancia materna de forma correcta, puede que ni conozcan los beneficios de esta, no manejarán bien el cuidado de sus futuros hijos, no llevarán control alimenticio, ni de peso, ni de tensión arterial, ni de las analíticas según la semana gestacional teniendo en cuenta los riesgos obstétricos... en definitiva, darán a luz, puede que si, pero no existirá un control , no tendrán las herramientas necesarias para empoderarse y tomar buenas decisiones, pero sobre todo, faltará un elemento esencial a la hora de poder disfrutar y sentir esta bonita etapa de sus vidas, la autoconfianza y la seguridad; sin información y sin ese apoyo, difícilmente aparecerá.

Personalmente me parece bastante grave que esta situación se esté dando en tantos puntos de España. La carencia de matronas, especialmente en los centros de salud, es bestial, y ¿qué hay de la salud de esas gestantes y sus bebés? ¿tan poco importante es para este sistema sanitario traer personas sanas, tener a unos padres con conocimientos y capacidad no solo para decidir, si no para tomar decisiones que protejan su salud y la de los suyos?... no creo que a estas alturas jugar con la prevención y la promoción de la salud de aquellos que serán el futuro sea lo más acertado, ética, moral y "sanitariamente" hablando. 

Es un hecho que en aquellos centros en los que existe la figura de la matrona hay una satisfacción mucho más alta en las embarazadas que en aquellos en los que no hay. Solo hay que escuchar la opinión de una de ellas y sus parejas cuando acuden a la primera consulta de control de embarazo y ven todo aquello que ni se imaginaban que se le podía ofrecer, cuando empieza a comprender que está viviendo un proceso fisiológico que puede controlar y comprender, y que sobre todo esto, tiene a una persona especializada sobre la que apoyarse, a quien acudir cada vez que lo necesite. La diferencia puede ser abismal entre la atención al embarazo que otro personal sanitario puede dar y la de una matrona, no por menospreciar ni mucho menos el trabajo de los demás, si no porque el trabajo que hace una matrona es por y para la mujer, en todas sus etapas y facetas (ojo, ¡no solo en el embarazo!); este no es comparable ni sustituible por más que así algunos quieran pensar.

En definitiva, más personal especializado, más trabajo, más reconocimiento y más atención de calidad, para esta y para todas las demás especialidades (sin entrar a otras categorías y profesiones, que también lo merecen, ¡pero si no no acabaríamos hoy!). Todo esto, como siempre, no es más que una opinión pura y simplemente personal que ojalá más de uno/a comparta, y que hoy, necesitaba compartir con todos vosotros.

Un abrazo a todos, y sed felices :)