Conoce a tu matrona

Conoce a tu matrona

jueves, 21 de mayo de 2015

Mi primer día

Parecía que este día no iba a llegar nunca, parecía que el calendario no quería que mayo apareciese... que largos se hacen a veces estos meses, y ahora es un poco irónico pero, ¡me da la impresión de que todo va a pasar demasiado deprisa! que dos años no son nada para todo lo que me queda por aprender (sinceramente, creo que si la especialidad durara más, ¡mejor preparados saldríamos aún!). Supongo que es normal sentirse abrumados con tanto sitio nuevo, personas nuevas, taaanto por conocer...pero es una sensación buena al mismo tiempo. Me gusta pensar que voy a estar compartiendo vestuarios, pasillos, salas, paritorios...con gente en la que me tendré que apoyar y que se apoyarán en mi en más de una ocasión. Me gusta saber que muchas cosas que ahora me parecen imposibles de hacer, en dos años probablemente las sepa llevar a cabo por mi misma. Me encanta pensar que a pesar de los días malos que aparezcan, voy a tener muchos días buenos que compensen con creces todos los demás. Es increíble estar viviendo esto, y no me gustaría que ningún detalle se me escapara, quiero disfrutar hasta del más mínimo :)

El hecho de tener un contrato de trabajo como residente ya es para mi como...WOW, ¡lo conseguí!. Sentirme una más de ellos y dejar de ser una estudiante en prácticas (a pesar de que volveré a ser como una estudiante más en muchas ocasiones), ese sentimiento. Ya es distinto, se palpa en el ambiente un aire de compañerismo diferente al que sentía antes durante mis estudios. Y tengo que confesar que me encanta. Son todos y cada uno de los detalles los que creo que van a hacer de esto un sueño, y no uno cualquiera, ¡si no un sueño de los que se cumplen!.

Serán solo dos años, pero qué dos años...

¡A aprovecharlos se ha dicho! Mañana más, ¡y mejor! :)





martes, 19 de mayo de 2015

Reflexiones de media noche

Sentimental me hallo frente al ordenador, a un día y poco de firmar el contrato que me permitirá estar en el hospital que me acompañará estos próximos 2 años.Ya en mi nuevo hogar, le doy vueltas a la cabeza y me vienen muchos momentos, buenos y no tan buenos, sobre el proceso de llegar hasta aquí, la que es ahora mi nueva ciudad adoptiva.

Puedo pensar en si he escogido bien el destino, si seré feliz aquí, ¿aprenderé lo suficiente?...pero se que es inútil pensar en ello, porque solo con el tiempo lo descubriré y la decisión igualmente es irreversible. Eso me lleva a darle vueltas a otra cuestión, ¿por qué pasar media vida pensando en lo que vendrá, cuando la mayoría de los malos augurios que planteamos no llegan a ocurrir? (ganas de castigarse a lo tonto eh...). Pues sí, así somos los seres humanos. Menos mal que todavía nos queda algo de intelecto que usar de forma correcta para darnos cuenta de esto, e intentar llevar los pensamientos hacia otro camino.

Si ya estoy aquí y no hay nada por el momento que pueda cambiarlo...¿qué más da lo que yo piense que pueda pasar?. Dejar de pensar en lo negativo es tarea difícil pero necesaria para poder disfrutar plenamente de los momentos. Pienso que nos podemos estar perdiendo vivencias preciosas por culpa de pensar solo en lo negativo de las cosas, en todo lo que puede ocurrir mal de cualquier asunto, y en lo que en definitiva nos destruye más que hacernos luchar por salvar las situaciones, aprender de ellas y seguir hacia delante con una sonrisa. Caminar con esa maravillosa sonrisa en el rostro.

Quizás esta entrada no sea muy enfermera, y quizás tampoco sea muy científica, pero si que es crítica, hacia nosotros mismos. Tampoco viene mal de vez en cuando, ¿verdad?.

Ahora solo queda seguir este camino que poco a poco se dibuja, a veces se ve borroso, otras bien luminoso, pero en definitiva, un camino que seguro que será increíble. Lo será especialmente si dejamos con paciencia que todo vaya tomando su forma, a su tiempo y sin desviaciones intencionadas, solo así disfrutaremos de todos sus matices y colores.

Disfrutar de todo esto...es un sueño. Tenemos demasiado tiempo para despertar de los sueños, y muy poco para formarlos, ahora pues, ¡soñemos!

Un abrazo amigos, hasta la próxima, donde ya seré oficial y con papeles, una residente más.

¡Que seáis felices! :)