Conoce a tu matrona

Conoce a tu matrona

miércoles, 29 de abril de 2015

Que nervios, que nervios... ^^

¡Holaaa chicos! ¿Qué tal estamos? Yo a estas fechas, a un día de que Mayo se asome por el calendario, puedo decir que estoy empezando a notar como los nervios van creciendo cada vez más, ¡que poquito quedaaa!. Ya os dije que escogí obstétrico-ginecológica en Granada al final, y siendo de una ciudad de Cádiz pues tengo un caminito que recorrer, una mudanza que hacer (aunque pretendo llevar pocas cosas, a ver si lo consigo jaja) y muchos cambios que me esperan. ¡Os tendré al día!

Tengo muchas ganas de empezar ya a vivir esta aventura, de ver lo que me espera en estos próximos dos años, pero a la vez tengo un "no se qué" dentro que hace que me de un poco de miedo, o más bien respeto todo lo que se avecina. Supongo que es normal, tanto cambio... crea revuelo hasta en el más tranquilo del mundo jeje, y más a mi que soy un manojo de nervios aunque no lo parezca (como se dice por el sur jaja). Se que si he llegado hasta aquí, es por que algo muy grande me espera, y aunque vengan momentos malos también, se que todos son necesarios para aprender y para sacar al final, quizás, una de las mejores experiencias de mi vida; ¡solo puedo dar las gracias por todo esto que estoy viviendo y me queda por vivir!.

Pronto empezaré a tener experiencias matroniles, y por supuesto iré buscando mis huecos para contaros todo, que se que a más de uno/a que quiera llegar a ser especialista de esta rama, les será de motivación para conseguir este sueño que actualmente, estoy a punto de comenzar :).

Aprovechad que esta entrada es cortita, que dentro de nada no se si seré capaz de escribir tan poco, ¡que me enrollo lo más grande con cada cosa de nada! jeje.

Mucho ánimo a todos con las tareas que tenéis entre mano, con perseverancia, esfuerzo y motivación, se consiguen muchííísimas más cosas de las que nos imaginamos. ¡Sed felices amigos! Un abrazo y hasta la próxima entrada :)



viernes, 17 de abril de 2015

¡ Acto de asignación de plazas EIR 2015 !

¡Hoooola a todos de nuevo! Tras estar un poco desaparecida, vuelvo con el evento enfermeril más sonado de la semana, ¡¡la elección de plazas EIR 2015!!. Os voy a contar como ha sido mi paso por Madrid y qué tal lo hemos vivido.

Para empezar decir que es la primera vez que he estado en Madrid, por lo que ya solo eso me ha hecho mucha ilusión, y si a eso le unimos que al fin he estado frente a ese ministerio pulsando la tecla tan soñada, ¡ya os podéis imaginar!, ¡ha sido todo estupendo! este lunes sin lugar a dudas, ha sido uno de los días más especiales que voy a recordar. Por cierto, el ministerio es tan grande e imponente como cuentan, ¡gran edificio que me dio hasta respeto!. 

Estábamos citados en la puerta (por la lateral, ¡la salida si es por la puerta grande! jeje) a las 8.45 h. los de mi turno, pero hasta las 9 y pico no empezamos a entrar en la sala. Muchos estábamos desde un rato antes metidos en la antesala esperando el momento de la llamada para entrar; se palpaba en el ambiente la tensión, la ilusión, el miedo y las ganas de todos y cada uno de ellos de acabar con la incertidumbre y disfrutar 100% del destino que les deparaba dentro de muy poquito tiempo. Papeles arriba y abajo, sonrisas, documentos de identificación preparados... todo listo para el gran momento. Al fin empezaron a anunciar nuestros nombres para que fuésemos pasando por unas mesas a recoger nuestras credenciales donde se indicaban nuestros datos y número de orden junto con unas hojas donde aparecen todas las plazas ofertadas. Justo después nos pusieron una pegatina azul identificadora que nos teníamos que pegar en un lugar visible y nos llevaron hacia la sala que tantas veces hemos podido ver en fotos colgadas en internet, y si, es tal y como nos dicen, un salón de actos donde en el fondo podemos ver una mesa redonda con ordenadores, y arriba la pantalla donde aparecen los destinos que cada uno escoge, ¡qué emoción verse allí por fin! parecía que ese momento nunca iba a llegar, que largo se hace a veces el post-EIR... Una vez todos sentados, una mujer "muy agradable" nos comenta las reglas que tenemos que seguir mientras estemos allí y a continuación un señor nos habla acerca de la residencia, de algún documento que tenemos que descargar, y otros temas relacionados con la elección. 

Ahora si que si, llega el momento de la verdad, nos llaman de 10 en 10 para que vayamos subiendo a la mesa redonda, quien quiera puede consultar cualquier duda y quien no, se va directo a los ordenadores del final, donde decimos nuestro nombre y número de orden, y luego hospital, ciudad y especialidad deseada; tras confirmar que todo esté correcto, nosotros mismos somos los que pulsamos el enter (porque según dicen, ¡la última decisión es nuestra!). Desde que estamos sentados, ya se van notando los nervios, cada vez nos vemos más cerca del momento tan esperado, pero es que en especial al estar frente al ordenador donde te preguntan donde te vas, es como ¡espera, que no se ni como me llamo!, ¿lo habré dicho todo bien? (y eso que yo no debería estar nerviosa porque me quitaran la plaza que yo quería, pero no importa, ¡es la emoción del momento, al fin estás allí!). Justo después de darle al enter, al menos con los 10 primeros, escuchábamos a toda la sala aplaudiendo la elección, que bonito recordarlo... Imagino que no se seguiría el mismo procedimiento con los 981 que han llegado a elegir, si no se haría un poco pesado jeje.

A la hora de salir, ¡pasamos por fin por la puerta grande!. Desde bien temprano podíamos ver fuera a familiares, amigos, cámaras...todos esperando nuestra salida triunfal. Todos con cara de felicidad, de emoción. Qué bonito recordarlo... :)

Al salir me abracé a mi novio, y no se decir si estaba más nerviosa antes o justo en ese momento, no me podía creer que al final fuese a hacer enfermería obstétrico-ginecológica ¡y en Granada!. Soy de una ciudad de Cádiz por lo que para mi va a suponer un desplazamiento, búsqueda de piso, viajes...pero no me importa. Muchos creen que estoy un poco loca por tomar esta decisión, pero yo se que a pesar de algunas dificultades va a ser un gran año, voy a poner todo de mi parte para aprender todo lo posible y se que voy a ganar en independencia, que creo que es un paso fundamental para toda persona. Desde luego, os iré contando mi experiencia, en todo, porque todo va a ser una experiencia nueva jeje.

El día no había acabado ahí, porque en la salida como bien he dicho nos esperaban las cámaras, y como no...¡me cogieron para hacerme una entrevista!. Con lo nerviosa que soy, os podéis imaginar lo tonta que me veo hablando frente a una cámara. Para colmo, más tarde tenía que hablar delante de un montón de gente y hacer otra entrevista en la sede de la academia en la que me he preparado, así que los nervios no terminaban de irse de mi, ¡en ocasiones desearía ser de otra forma!, pero entonces quizás no tendría ese gusanillo que después se recuerda con tanta ilusión.

¡Y fin!. Se acabaron las ceremonias, ahora solo quedaba disfrutar de Madrid, echar muchas fotos, hacer sufrir a los pies con largas caminatas... y todo lo que se suele hacer en un viaje. Todo maravilloso si no fuera por el percance que sufrí ese mismo día. ¿Sabéis de esas veces que llevas tantas cosas encima que ya no te das ni cuenta de cuando te falta una?, pues si amigos, me faltaba una, y no una cualquiera...¡¡la carpeta con la credencial de la plaza!!. Ni os imagináis la cara que se me quedó cuando vi que no la tenía encima... no era capaz de recordar donde la había dejado, no me entraba en la cabeza el habérmela dejado por ahí sin darme cuenta, que mal rato... menos mal que cuando llamé a la sede de la academia la buscaron y vieron que seguía allí, ni siquiera me la había llevado. Me llegan a decir que no la encuentran y el infarto es asegurado. Algo me tenía que pasar, si no no soy yo...jajaja.

Dicho esto, termino el post mandándoos mucha alegría desde aquí, mucho mucho ánimo y muchos abrazos, en especial a los campeones que están en el proceso de sentir lo mismo que he sentido yo estos días; el camino es largo y duro a veces, pero merece la pena, no apartéis de la mente nunca la gran recompensa que os vais a llevar.

¡¡Hasta pronto amigos!! Sed muy felices :)